Buscar

miércoles, junio 14, 2006

La carta que nunca voy a darle pero que me gustaría gritarle en la cara con unas cuantas malas palabras (si me provoca) que no van con esta redacción

Señor:

Mediante la presente me permito aclararle ciertos menesteres con respecto a su manera de tratarme cada vez que yo no encuentro la manera de escaparme o cada vez que nadie se comporta como cómplice.

Usted comprenderá que en estos días la gente es tremendamente desconsiderada o talvez muy distraída. En todo caso, es mi deber comunicarle que usted no es el único hombre del planeta, no tengo ninguna obligación de, tan siquiera, responder a sus palabras o reaccionar de la manera en que usted considera, merece.

Me parece divertido descubrir que, a esta altura de la vida, existan personas tan chapadas a la antigua como usted. Ya me confesó su persona, que atiende a las clases simple y sencillamente para conseguir esposa, pues dejeme regalarle unos anteojos para que vea el tatuaje en mi frente que dice: se equivocó conmigo. Este tatuaje está ahí para usted desde que tuve el primer contacto con su persona.

¿Que si sé que mis manos son suaves? siempre lo han sido, como no habría de saberlo, no las toque más de lo que manda la instrucción.

¿Que si sé que me veo bien cuando me muevo? ya lo sospechaba, deje de ver de más.

¿Que si sé que soy muy blanca? así nací y tengo ojos...

¿Que he progresado mucho y se me nota? también lo sospechaba.

¿Que me molesta que me vea así? ¡BINGO!

Déjeme aclararle un asuntito: si yo soy su prospecto de esposa, mejor cambie de idea. ¿Porqué no entiende que, cuando alguien rehuye, no busca, quita los ojos y evita la conversación es porque, en definitiva, la compañía del interlocutor no es la que desearía?

Hace rato me di cuenta que usted es de los que tratan de flores delicadas a las mujeres en sus estrategias de conquista. Aunque le aclaro que ninguna estrategia suya tendrá efecto en mi persona más que para aumentar mi aversión, peor estrategia no pudo haber escogido. Yo no soy una flor delicada, ni tampoco salvaje, yo no soy una flor, de hecho odio casi todos los motivos de flores para estampados femeninos, lo mismo que el color rosado pálido.

Yo soy de correr, de explorar, de subirme a los árboles, de buscar los ángulos más extraños para una fotografía, de tirarme en el zacate mientras la lluvia cae o hay una lluvia de estrellas. Soy de las que la idea de perderse les resulta fascinante. Soy de las que lucha, de las que descubre como defenderse, de las que viajan por galaxias mientras camina por cualquier calle. Soy de las que se apuntan a competir aunque no sepa como o no sea tan buena. Soy de las que va al cine sola sabiendo cómo disfrutar el tiempo conmigo misma. Soy un alma inquieta que ya entendió que es lo que busca y no dejará de buscar hasta encontrarlo, después de eso, alzaré el vuelo. Soy de este siglo. Usted no.

Le agradecería si en el futuro no forzara los encuentros o tratara de hablarme de su vida personal. Realmente no me interesa. Y aceptémoslo, usted es demasiado viejo y aburrido.

Atte: AMMA

(La falta del remitente es a propósito)

5 comentarios:

Exiliado del Tiempo dijo...

buena redacción, excelente analogía... y en definitiva una forma muy educada de "madrear"...

como canta Valerón: Dígalo!!! Que al roco verde le hace falta que lo guíen al museo de antiguedades.

Cristibel dijo...

Wow! Excelente carta!!! Muy educada de tu parte, por cierto. Yo lo hubiera mandado a la mierda al hijueputa y ya.

Pero está buenísima la catarsis, y muy inteligente.

mr. bob dijo...

Jue! no quisiera estar en los zapatos del compa.
Que buen ride yo tambien voy al cine solo :P con demasiada frencuecia talvez :S

pptso dijo...

La última chica que conocí con esa explosión, composición, sentimientos, catarsis, etc. hizo lo mismo: redactó la carta, la compartió con amistades, titubeó, el viejo soportó, insistió, persistió, asintió y ahora ella tiene un hijo de él. (Claro, no viven juntos)

akxi dijo...

Exiliado del tiempo: lo voy a decir, no sería la primera vez q me quito a alguien de encima siendo directa.

Cris: cierto q está demasiado educada pero funciona, como catarsis.

Mr.Bob: no se fije con cuanta frecuencia hace eso, simplemente hágalo y disfrútelo.

pptso: wacala! esa chica era explosiva pura paja. Yo no. Y observando la personalidad del mae, definitivamente conmigo no insistiría, ya tengo práctica en ser lo suficientemente fría, cortante y cerrada en esas situaciones como para que vea, literalmente, el muro de 5 metros en medio. :)