Buscar

lunes, julio 11, 2005

Las complicaciones de la vida

Cuando yo era chiquitita me burlaba de los adultos porque, para mí, se complicaban mucho la vida, para cada decisión se ponían a pensar en un montón de cosas y yo sólo veía la respuesta ahí, esperando a que ellos la vieran...



Alguna vez me prometí que nunca iba a ser así, que iba a conservar la practicidad que requiere la vida (y sobretodo ciertas situaciones específicas) Para mí las cosas eran o blanco o negro, punto.

Los años han pasado y me convertí en adulta (aunque todavía no estoy muy convencida de eso, yo no lo decidí, me obligó el tiempo) y a pesar de todo, esa niña de hace un tiempo ahora puede burlarse un poquito de mí... Me he complicado la vida, ahora pienso en todas las tonalidades de grises a pesar de que sé qué es lo que hay que hacer.

Talvez siendo conciente de qué es lo que tengo que terminar decidiendo, porque lo sé desde un principio, no sea tanto como los adultos de los que me burlaba... lo que sí sé es que de repente decir "¡quiero ser grande!" es la peor estupidéz que uno puede decir de chiquitillo. Pero muy pocos lo comprenden y aun siendo adultos, seguimos tratando de vivir en el futuro sin darnos cuenta que cada bocanada de aire está en el ahora y que ya no vuelve.



Mi propósito en este año y estos 23 que ya casi me llegan, es tratar de recuperar algo de esa niña... (por dicha me sigo burlando de ciertas cosas.. jaja!)

4 comentarios:

medea dijo...

A veces no pienso que sea tan malo aprender a ver la vida en tonos de gris. No es tan fácil, pero si mucho más justo que los juicios de la infancia donde se dividía a todos en buenos y malos.

akxi dijo...

De hecho si lo pienso bien los tonos de grises no me molestan tanto, es como si esos tonos nos obligaran a pensar mas en las consecuencias no solo personales y es cierto, son más justas que los pensamientos de niña, pero a veces los adultos nos complicamos la vida más de lo que deberíamos y muchos se amargan por eso, ahi es donde no quiero llegar.

Jen® dijo...

alguna vez yo dije q no dejaría q el trabajo me absorbiera cuando lo tuviese. y q siempre me daría tiempo para mis cosas y para llevar a cabo proyectos y así. lamentablemente a veces siento q fallé a esa promesa q me hice hace ya algún tiempo.

leerlo aquí me hizo pensar en ello nuevamente. y creo q nunca es tarde para volver a tomar esa desición. no importará cuantas veces más. :)

saludines, lindo blog

akxi dijo...

:)

Me alegra ser útil a los sueños olvidados...

Q dicha q t gusto el blog!