Buscar

sábado, enero 28, 2006

a los 9 años fui Turkmenistán

a los 9 años fui Turkmenistán

Türkmenistan Jumhuriyati me llamaron por esas tierras.

Mido 488.100 km cuadrados y de esos ni siquiera conozco 51.100, ¿tendré tiempo de conocerme por completo?

Tengo sólo 5 provincias pero siempre pienso en 7.

Por ahí de 1881 me regalaron una capital. Le puse Ashjabad porque el nombre me pareció bonito, y empecé a hablarle en turco, ruso, uzbeko y kasaje para que me entendiera por completo.

También, un buen día, me dio por independizarme y escogí un mes que me ha llamado siempre como un imán = Octubre, aunque Setiembre también hubiera quedado bien.

Alguna vez empecé a sangrar negro aceitoso. Creo que es una enfermedad de mi vecindario porque todos alrededor lo tenemos. ¡El problema es que ya no vivo en paz! todos me quieren desangrar... ¿no era que eso de las sangrías ya no se usa en medicina?

¡Manat, manat, manat! ¿Porqué no, mejor, les soplo arena de Karakum? ¿o admiran mis formas desde los Kopet? ¡¡Hasta sal tengo de sobra!! Y si quieren mando a Murghab y Amu Darya mientras Kará-Begaz Gol trabaja...

Juro que si me da por escaparme alguna vez, para conocer el mundo, le diré a Krasnovodsk que me acompañe, así nadie podrá seguirme... pero eso sí, me llevaré la bandera para cubrirme por las noches y que no me de frío.


4 comentarios:

Ladybug dijo...

WOW! X todo...
Por la nueva apariencia y por esta última estrellada...

Cristibel dijo...

Hace ya bastante tiempo que la Tierra habla... ¿hace cuánto dejamos de escucharla?

Jaqui dijo...

Creo que la escuchamos cuando ponemos atención. Akxi lo demuestra. Y me genera recuerdos de un lugar pequeñito al que quiero mucho.

Exiliado del Tiempo dijo...

Cuando la tierra habla, muchas veces se estremece el corazón. No por voluntad propia, sino por reclamo de la vida, a veces tambien propia.

En mi tierra sucede lo mismo y al igual, me hizo recordar.